Ir al contenido principal

Cómo renunciar a la comida para prolongar la vida


Uno de los esquemas de ayuno más divulgados es el de 5/2: alternar cinco días de alimentación habitual con dos de ayuno, consumiendo no más de 500 calorías al día.



Practicar el ayuno intermitente es una costumbre que se va extendiendo en Silicon Valley (California, EE.UU.), donde son muchos los directivos y trabajadores de compañías tecnológicas que creen que abstenerse de comer por unos días de forma periódica ayuda a alcanzar un nuevo nivel de eficiencia e incluso prolonga la vida.
Alternar ciclos de ayuno y de alimentación como una forma de restricción calórica ha dado origen a una serie de aplicaciones móviles, que ayudan a calcular los días de ayuno, las calorías perdidas y a preparase para un nuevo ciclo.
El diario The Guardian describió esa práctica como "la nueva tendencia en el desarrollo personal", tras la meditación y la conciencia plena ('mindfulness').

Vivir hasta los 120 años 

El ayuno intermitente no es una idea nueva, sino que fue popularizada en el siglo XX por el estadounidense Paul Bragg, adepto de la medicina alternativa. Lo curioso es que el autor de 'Milagro del Ayuno' no tenía educación médica y mucho de lo que relataba sobre sí mismo resultó ser mentiras. Por ejemplo, sostenía que fue atleta olímpico dos veces, algo que se demostró como falso. Bragg defendía que seguir sus consejos podía aumentar la longevidad hasta los 120 años. Sin embargo, él mismo murió a la edad de 81 de un infarto de miocardio.
El nuevo auge del ayuno intermitente se inició en 2014 después de la aparición de varias investigaciones y de la publicación de una serie de libros dedicados a este tipo de dietas, así como al interés por la práctica mostrado por actrices como Miranda Kerr o Jennifer Aniston.
Uno de los esquemas de ayuno intermitente más divulgados es el de 5/2: alternar cinco días de alimentación habitual con dos de ayuno, consumiendo no más de 500 calorías al día.

'Biohacking'

Las ideas del efecto saludable del ayuno se popularizaron entre los especialistas informáticos de Silicon Valley aficionados al llamado 'biohacking', una práctica que busca mejorar la salud y prolongar la vida mediante diversos métodos, desde el control de los indicadores físiológicos hasta la toma de medicamentos.
"El primer día [de ayuno] tenía tanta hambre que creía que iba a morir. El segundo día estaba famélico. Pero el tercer día me desperté y me sentía mejor que lo había estado en 20 años", contó a The Guardian el CEO de la empresa de capital de riesgo All Turtles, Phil Libin.

Geoffrey Woo, director ejecutivo de la empresa de biohacking HVMN cree que el ayuno es uno de los mejores modos de protegerse contra la cultura agresiva de consumo que nos dicta que hace falta comer todo el tiempo. A principios de este año, llegó a realizar un ayuno de siete días junto con compañeros de trabajo y otros seguidores de esta práctica.
La comunidad de los adeptos al ayuno intermitente incluye ya a varios miles de personas, principalmente diseñadores informáticos de entre 20 y 30 años de edad.

¿Es realmente útil?

Aunque ya existen compañías especializadas en ofrecer servicios relacionados con el ayuno intermitente y sus dietas de acompañamiento, la efectividad de este método sigue siendo una cuestión pendiente de demostrar, a pesar de que una serie de experimentos en ratones y otros pequeños mamíferos han probado que los animales alacanzaban mayor longevidad y padecían menos enfermedades crónicas.
Sin embargo, los estudios en humanos son más escasos y de peor calidad, por lo que todavía no se puede sacar conclusiones convincentes de estas investigaciones.
Algunos expertos alimentarios creen que la afición al ayuno puede causar fijaciones malsanas en la alimentación.
"Centrarse demasiado en los signos vitales y en el consumo alimentario se ha hecho una norma, por lo que es difícil entender cuándo se convierte en una obsesión", comentó a The Guardian el experto en trastornos alimenticios Shrein Bahrami.

Cetosis

La nueva tendencia está contribuyendo a la creación de nuevas gamas de productos. Este mes, HVsNM ha empezado a recibir pedidos por su bebida energética Ketone, un supercombustible para deportistas que presuntamente contiene cuerpos cetónicos, compuestos producidos por el hígado durante el ayuno que sirven de fuente de energía.
Según el fabricante, la bebida cambia el metabolismo y mejora las habilidades físicas y la concentración mental.
El efecto es explicado con la cetosis, una situación metabólica del organismo que induce el catabolismo de las grasas a fin de obtener energía, generando cuerpos cetónicos, los cuales descomponen las grasas en cadenas más cortas, generando acetoacetato, que es usado como energía por el cerebro y el resto de los órganos del cuerpo humano.
Algunos dietistas, no obstante, ponen en duda la idea de que la cetosis se pueda activar tomando una bebida o que esta afecte al cerebro de manera peculiar. Normalmente, este estado se alcanza mediante el ayuno o una dieta especial baja en carbohidratos y alta en grasas.

Ayuno y adelgazamiento

A pesar de que los seguidores modernos del ayuno defienden que lo que buscan es aumentar la longevidad y las capacidades y no adelgazar, la realidad es que pierden peso a consecuencia de este procseo. Por ejemplo, Jeffrey Woo señala que después de su ayuno de una semana, perdió cinco kilogramos.
El problema del ayuno intermitente, como con cualquier dieta, es que no siempre es posible mantener el resultado obtenido.
En cualquier caso, a los que eligen este sistema, la Asociación Británica de Dietistas recomienda que sigan el plan elaborado por un especialista, para no provocar un déficit de algunas sustancias importantes.
Manteniendo un ayuno prolongado, las personas inicialmente pierden mucho peso, pero después de él pueden aumentarlo en la misma medida o más. Debido al cambio de dieta, el metabolismo se ralentiza y el cuerpo empieza a almacenar más activamente las calorías recibidas. Por lo tanto, los dietistas no recomiendan esta forma de abstención, sobre todo porque puede llevar a diversas consecuencias desagradables como caída de cabello, dolores de cabeza, estreñimiento o diarrea.
La dietista Yelena Mótova afirmó al portal Meduza que aboga por aprender a comer menos y no renunciar a la comida. "Este hábito es más fácil de desarrollar y es fisiológicamente sano", dijo.

Comentarios

  1. los ayunos se han usado durante milenios en las practicas espirituales. Las religiones del mundo las utilizan para despertar o sensibilizar el cuerpo y generar un estado superior para el despertar de la conciencia. ejemplos de ello lo vemos en la biblia cuando Jesús ayunó por 40, actualmente lo hacen los musulmanes, los judíos y los católicos en la cuaresma. Ya en el terreno más orgánico y menos religioso los ayunos cortos son excelentes para darle descanso al metabolismo pues se recupera del trabajo constante que hace sin descanso en la transformación de los alimentos. Lo que si es bueno aclarar es que los ayunos no deben ser de agua solamente sino de de jugos de frutas dulces (sin agregar azúcar) de manera de incorporar lo benéfico de los nutrientes de ellas las vitaminas que poseen. mi experiencia personal es que deben hacerse uno o dos días a la seman pero no seguidos. lunes y jueves por ejemplo... los beneficios se empiezan a notar a los dos meses de estar haciendo estos ayunos. uno se pone más ágil, mas despiertos mentalmente, los dolores articulares desaparecen etc. Nota importante no combinar muchas frutas en los batidos y no consumir cítricos pues afectan al estómago y dan gases. dejar espacios de dos horas para consumir entre batidos de manera que el organismo pueda asimilarlos. Consumir mucha agua para limpiar los desechos de comida en el cuerpo y drenar los riñones..... Espero les sirvan estas recomendaciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Descubren qué tipo de hombre atrae más a las mujeres

El aspecto físico del hombre sí que es importante para las mujeres, sugiere un reciente estudio.


Según acaba de desvelar un grupo de investigadores australianos, cuánto más fuerte parece un hombre, más atractivo es para las mujeres. Así lo determinaron tras realizar un experimento cuyos resultados han sido publicados en la revista Royal Society journal Proceedings B.
Durante la investigación, los científicos mostraron 160 fotografías de torsos masculinos a las participantes en el estudio y les pidieron que evaluaran lo atractivos que eran.

Casi por unanimidad, las mujeres señalaron a los cuerpos fuertes y musculosos como los más atractivos para ellas. Además, un factor adicional era la altura de los hombres: los más altos también se consideraban más atractivos.
Por el contrario, los hombres con exceso de peso no tuvieron mucho éxito entre las participantes. Sin embargo, si a pesar de tener un cierto sobrepeso, el hombre parecía ser fuerte, este todavía les parecía atractivo a muchas m…

El cerebro humano es capaz de 'ver' el futuro

Un estudio científico ha analizado la manera en que el cerebro 'predice' lo que están a punto de observar los órganos de la vista en un próximo movimiento.



Nuestro cerebro es capaz de 'espiar' el futuro inmediato mediante un ingenioso análisis predictivo que le permite anticiparse a la realidad que observan los ojos. Un grupo de neurocientíficos de la Universidad de Glasgow (Reino Unido) analizó esta habilidad de 'predecir' aquello que aún no hemos visto. Los resultados de este trabajo fueron publicados en la revista Scientific Reports. Los ojos se mueven y observan a nuestro alrededor antes de que el cerebro logre procesar esa información visual. Esto sucede con una frecuencia aproximada de cuatro veces por segundo, de modo que el cerebro debe procesar la imagen recibida y decidir el próximo movimiento de los ojos en apenas 250 milisegundos. De esta forma, para evitar que nuestra mirada se fije de manera errática en objetos irrelevantes o evitar el efecto reta…

Este es el motivo por el que algunas dietas no funcionan nunca

Cada organismo reacciona de manera individual a cada tipo de alimentación particular, señala un nuevo estudio.



Un grupo de investigadores de la Universidad de Texas A&M (EE.UU.) ha determinado la razón por la que algunas dietas no funcionan por mucho que tratemos de perder peso siguiéndolas. Según señala su estudio, publicado en la revista Genetics, la respuesta se halla en los rasgos genéticos de cada persona. Durante su investigación, los científicos analizaron cómo los organismos de ratones -que son similares a los humanos en su composición genética y en su propensión a desarrollar trastornos metabólicos- reaccionaron a cuatro populares dietas: una "al estilo americano", con alta cantidad de grasas y carbohidratos refinados; la dieta mediterránea; la japonesa; y la dieta Atkins o cetogénica, basada en una alta cantidad de proteínas y muy pocos carbohidratos. Los ratones fueron divididos en cuatro grupos según sus cepas genéticas. Tras seis meses de observación, los in…