lunes, 24 de julio de 2017

Mezclar estas dos sustancias le hará engordar


La combinación de la ingesta de proteínas y bebidas azucaradas puede causar desequilibrios energéticos en el organismo y hacer que almacene más grasa.



Comer productos ricos en proteínas acompañados de bebidas azucaradas puede alterar de forma negativa el balance energético del organismo y provocar la acumulación de grasa, según un estudio realizado por científicos del Centro de Investigación de Nutrición Humana de Grand Forks (EE.UU.). El trabajo ha sido recogido por la revista especializada Eurek Alert.
Unos 27 participantes sanos, de 23 años de media, hicieron dos comidas (desayuno y almuerzo) con un contenido de proteínas de un 15% tras un día de ayuno nocturno, y otras dos comidas con un 30% de proteínas también después de una noche de ayuno. Cada plato contenía 17 gramos de grasa y 500 kilocalorías, con la diferencia de que en un caso la comida fue acompañada de una bebida azucarada y en el otro con una sin azúcar. Los científicos utilizaron el calorímetro ambiental en el experimento.
Los resultados del estudio evidencian que hasta un tercio de las calorías que aportan las bebidas azucaradas no son gastadas por el organismo. Además, como consecuencia de la ingesta de estas bebidas los científicos observaron una disminución de la eficacia metabólica, que "lleva al organismo a almanecer más grasa", comenta la coautora del trabajo Shanon Casperson.   
Asimismo, la investigadora afirmó que el consumo de bebidas azucaradas en las comidas afecta a ambos lados de la ecuación del equilibrio energético en nuestro organismo: la energía adicional de la bebida no hizo que los participantes se sintieran más saciados. 
Los resultados de la investigación ayudan a comprender mejor la influencia de las bebidas azucaradas en el aumento de peso y la obesidad, concluye Casperson.

sábado, 22 de julio de 2017

Detectan bacterias fecales en restaurantes de McDonald's, KFC y Burger King del Reino Unido


Varios locales de grandes cadenas de comida rápida no superan la inspección de higiene realizada por un grupo de periodistas de la BBC.



El hielo que se sirve en algunos restaurantes de las cadenas de comida rápida McDonald's, KFC y Burger King en el Reino Unido tiene bacterias fecales, han revelado unos periodistas del programa de televisión de la BBC 'Watchdog', informa 'The Independent'.
Según recoge el diario, 30 restaurantes de las tres cadenas fueron inspeccionados por el equipo de investigación periodística, que halló coliformes fecales en tres de cada diez bebidas de McDonald's, seis de cada diez de Burger King y siete de cada diez de KFC.
De acuerdo a las normas de higiene británicas solo un nivel cero de este tipo de bacterias en alimentos o bebidas es aceptable para el consumo humano.
Las tres cadenas de comida rápida han emitido comunicados en los que recalcan su compromiso con la higiene de sus productos. Un vocero de la KFC, compañía que mostró el peor resultado, declaró que "están conmocionados y muy apenados" por el hallazgo y que "detendrán el trabajo de las máquinas de hielo afectadas para investigarlas".
Por su parte, McDonald's señaló que la Escherichia coli (bacilo gramnegativo de la familia de las enterobacterias), que representa el indicador de mayor fiabilidad para detectar la presencia de contaminación fecal no fue detactado en ninguna de las muestras de hielo de la conocida firma de hamburguesas. Por su parte, Burger King aseguró que "reforzarán sus estándares y procedimientos de higiene".
Esta noticia se produce solo tres semanas después de que fueran detectadas bacterias fecales en bebidas de otras tres grandes cadenas: Starbucks, Caffee Nero y Costa. 

viernes, 21 de julio de 2017

Médicos de EE.UU. enfrentan cadena perpetua por practicar la mutilación genital a niñas


El abogado de uno de los médicos asegura que su cliente no practicó la mutilación genital, sino un "procedimiento religioso benigno" consistente en eliminar una membrana mucosa de los genitales de las muchachas.



Dos médicos del estado de Michigan se enfrentan a la cadena perpetua por supuestamente haber practicado durante la última década la mutilación genital a hasta 100 niñas, un procedimiento prohibido en EE.UU. desde el 1996, informa el periódico 'Detroit News'.
La doctora Jumana Nagarwala fue arrestada en abril junto con los propietarios de la Clínica Médica Burhani, en la ciudad de Livonia — donde supuestamente se llevaron a cabo las operaciones—: el médico Fakhruddin Attar y su esposa, Farida Attar, que podría ser condenada a 20 años de prisión si también se la declara culpable.
No obstante, la abogada de Nagarwala, Shannon Smith, dice que su clienta no realizó ninguna mutilación genital, sino un "procedimiento religioso benigno" consistente en eliminar una membrana mucosa de los genitales de las muchachas. El tejido era entregado a las familias de las menores para que lo enterraran.
La abogada también ha informado que el caso se ha expandido a otros estados de EE.UU., y que podrían encontrarse víctimas y culpables del mismo delito en Chicago, Los Ángeles, Nueva York y el estado de Minnesota, reporta el portal Michigan Live.
La mutilación genital femenina consiste en eliminar parcial o totalmente el clítoris, y es común en partes de África, Asia y Oriente Medio. Esta práctica es ampliamente criticada por considerarse que tiene como objetivo suprimir la sexualidad femenina al reducir el placer sexual. La Organización Mundial de la Salud la reconoce como una violación de los derechos humanos de las niñas y las mujeres.

jueves, 20 de julio de 2017

Así es la nueva moda alimenticia "tóxica" que amenaza a la sociedad


A pesar de los peligros que conlleva, la 'dieta limpia' cada vez cuenta con más seguidores.



Max Pemberton, psiquiatra en el Servicio Nacional de Salud británico, ha alertado sobre la proliferación de un nuevo hábito alimenticio que no es más que un lobo con piel de cordero: la 'dieta limpia', la cual –explica- ha llevado a un aumento preocupante de jóvenes con trastornos alimenticios por su carácter restrictivo y supuestamente "más saludable".
"Para aquellos que trabajamos en el tratamiento de trastornos alimentarios, 'comer limpio' -una tendencia que se centra en evitar los alimentos procesados ​​y en consumir productos crudos, sin refinar- es una frase que hemos llegado a temer", escribe en 'Daily Mail'.

Letales consecuencias

Pemberton hace referencia a una de sus pacientes, de 20 años y "demacrada", como un ejemplo de los casos típicos con los que se suele topar. La mayoría de sus pacientes ha demonizado ciertos grupos de alimentos bajo la premisa de obtener una mayor salud, vitalidad y pérdida de peso. Por el contrario, terminan siendoincapaces de agacharse o subir escaleras porque su cuerpo carece de energía suficiente. En ocasiones su condición es tan grave que las redirige directamente a los servicios de emergencia al temer que estén cerca de la muerte.
El experto cuenta que la mayoría de ellas ya no tiene la menstruación "porque su cuerpo sería incapaz de alimentar a un feto" y desarrollan osteoporosis, la cual conlleva posibles fracturas debido a la debilidad de sus huesos. Pero no todos los daños son físicos: sus pacientes también experimentan "depresión" –debido a la falta de glucosa en sangre- y "vergüenza" que alterna períodos de 'comer limpio' con atracones y vómitos posteriores. En el peor de los casos, estos vómitos provocan que el cuerpo pierda electrolitos, desequilibrando la circulación y pudiendo conducir a un ataque de corazón.
"En el mejor de los casos, 'comer limpio' es un disparate vestido de consejo de salud. En el peor, es abrazado por aquellos con dificultades psicológicas subyacentes y es utilizado para justificar una dieta cada vez más restrictiva, con resultados potencialmente mortales", explica.

¿Cuál es el detonante?

Pemberton indica que la incidencia de esta problemática se ha visto exacerbada por el auge de la promoción de la 'dieta limpia' por parte de diversas personalidades en las redes sociales. El especialista critica la facilidad con la que celebridades –sin ningún tipo de formación en nutrición o medicina– escriben libros que alaban los beneficios de 'comer limpio' sin pruebas científicas, e incluso cuentan su "filosofía alimenticia" en televisión (como es el caso de las hermanas Hemsley).
Así, lamenta que su palabra sea difundida mediante multitudinarias plataformas como YouTube o Instagram, "que no asumen ninguna responsabilidad por los mensajes aparentemente inofensivos pero perniciosos que promueven".
"Son la religión moderna, una respuesta a nuestras oraciones", explica el psiquiatra. Sin embargo, ninguna de estas modas termina por ser efectiva "porque cualquier dieta basada en evitar grupos enteros de alimentos fallará siempre". "Todos los dietistas le dirán que comer sensato reside en el equilibrio en su dieta, no en la exclusión", apunta.
"No se engañe: 'comer limpio' es horrible, malévolo y dañino. La ironía de la moda de 'comer limpio' es que, a pesar de lo que pretende ser, es fundamentalmente tóxica", concluye.

miércoles, 19 de julio de 2017

Médicos encuentran 27 lentillas que una mujer olvidó en su ojo


Un equipo de cirujanos encontró en el ojo de su paciente la mayor cantidad de lentillas de la historia de su práctica cuando se preparó para llevar a cabo una intervención rutinaria.



Un caso único en la oftalmología fue registrado en noviembre del año pasado en el Reino Unido, cuando los médicos citaron a una mujer de 67 años para una cirugía de cataratas. A la hora de aplicarle la anestesia los cirujanos notaron una "masa azul" que resultó ser 17 lentillas. Tras una posterior inspección, para su asombro descubrieron 10 lentillas más.
La paciente no se percataba de su presencia y atribuyó cierta incomodidad al síndrome del ojo seco y a su avanzada edad. En la historia de su práctica profesional, el equipo de cirujanos ―que incluía a un oftalmólogo con más de 20 años de experiencia― no había visto nada parecido.
Los médicos decidieron hacer público el caso porque antes no se creía que fuera posible retener tantas lentillas sin que se notara una significante irritación. El estudio ha sido publicado en 'The British Medical Journal' (BMJ) a principios de julio de este año.
"Nos sorprendió mucho que la paciente no se diera cuenta porque esto [las lentillas] debió causar mucha irritación mientras estaba ahí", comentó la oftalmóloga Rupal Morjaria, una de las autoras del estudio, a la revista 'Optometry Today'.
Tras el inusual hallazgo, la intervención quirúrgica fue pospuesta debido al elevado riesgo de que la paciente contrayera endoftalmitis. La mujer había utilizado lentillas desechables a lo largo de 35 años, pero no acudía a citas regulares con oftalmólogos y no reportó ningún síntoma que pudiera remitir a las lentillas 'olvidadas' durante el chequeo previo a la operación.
"Quedó bastante desconcertada. Cuando la inspeccionaron dos semanas después de que le retiraran las lentillas, la paciente afirmó que sus ojos se sintieron mucho más cómodos", agregó Morjana. La médica enfatizó que si el uso de las lentillas no se vigila, pueden causar "graves infecciones que pueden conducir a la pérdida de la vista".